Feeds:
Entradas
Comentarios

Privilegios Masculinos

“Hay un elefante rosa en el salón”

Me encanta ésta expresión. Me la dijo una pelusa amiga hace tiempo para mostrarme los problemas que había a mi alrededor y que yo (como buena pelusa) había asimilado y sencillamente ignorado.

Hay tantas cosas que deliberadamente ignoramos y dejamos de ver, tantas que hacer una lista de todas ellas sería, ya no imposible, sino insufrible y tedioso.

Si embargo, sí hay gente que se atreve a listar “ésas cosas que no vemos” o no queremos ver, y gracias a ellas cada día vemos un cachito más de ése elefante rosa que tenemos ahí en medio.

Una de ésas listas, que puedes encontrar aquí , trata sobre las diferencias que la sociedad marca entre hombres y mujeres beneficiando inconscientemente a uno frente al otro y de las que pocos se percatan. El artículo es un compendio de beneficios/privilegios que el sexo masculino posee frente al femenino y que todos aceptamos y damos por echo como lo más natural del mundo.

Sin embargo, no es así.

Privilegios Masculinos

  1. Mis probabilidades de conseguir un trabajo, frente a aspirantes femeninos, se inclinaran a mi favor con toda probabilidad. Cuanto más prestigioso sea el trabajo, más sesgadas serán las posibilidades a mi favor.

  2. Puedo estar tranquilo de la opinión de mis compañeros de trabajo, ya que no pensarán que conseguí mi trabajo por mi sexo, aunque hubiera sido así.

  3. Si no soy promovido o ascendido en mi trabajo, no será a causa de mi sexo.

  4. Si fallo en mi trabajo o carrera, puedo sentirme seguro de que no será visto como una mancha contra las capacidades de mi sexo entero. No generalizaran.

  5. Las probabilidades de acoso sexual en el trabajo, son tan ínfimas que son casi insignificantes.

  6. Si realizo el mismo trabajo que una mujer y éste se mide de forma subjetiva, lo más probable es que la gente piense que hice un mejor trabajo.

  7. Si soy un adolescente o un adulto, y si no estoy ingresado en prisión, las probabilidades de violación son tan bajas para ser insignificantes.

  8. Nadie me enseña a temer pasear solo por la noche o por zonas poco transitadas.

  9. Si decido no tener a niños, mi masculinidad no será puesta en duda.

  10. Si tengo niños, pero no proporciono el cuidado básico para ellos, mi masculinidad no será puesta en duda.

  11. Si tengo niños y proporciono el cuidado básico para ellos, me elogiarán de la educación extraordinaria que les proporciono si soy ligeramente competente.

  12. Si tengo niños y persigo una carrera, nadie pensará que soy egoísta por no quedarme en casa.

  13. Si me dedico a la política, mi relación con mis hijos, o a quién contrato para cuidarlos, probablemente no será investigado por la prensa.

  14. Las posibilidades de que mis representantes electos sean de mi mismo sexo son muy altas. Cuanto más alto y prestigioso sea el puesto, más cierto será.

  15. Puedo estar seguro de que si pido ver “a la persona responsable, ” afrontaré a una persona de mi mismo sexo. El superior en una organización lo más seguro es que sea como yo.

  16. Como niño, probablemente me animarán a ser más activo y sobresaliente que mis hermanas.

  17. Como niño podré escoger de entre una variedad casi infinita de programas infantiles que destacan a héroes positivos, activos y no estereotipados de mi propio sexo. Nunca tendré que buscarlos; héroes masculinos hay en todas partes y nunca faltarán.

  18. Como niño, probablemente conseguiré más atención del profesor que las niñas que levantaron sus manos antes.

  19. Si mi día, semana o año van mal, no necesito preguntarme si cada episodio o situación cualquiera, tiene alusiones sexistas.

  20. Puedo conectar la televisión o echar un vistazo a la primer página del periódico y ver a la gente de mi propio sexo extensamente representado, cada día, sin excepción.

  21. Si soy descuidado con mis asuntos financieros no será atribuido a mi sexo.

  22. Si soy descuidado con mi conducción no será atribuido a mi sexo.

  23. Puedo hablar en público a un grupo grande sin poner mi sexo en tela de juicio.

  24. Si tengo sexo con mucha gente, no seré objeto de desprecio o burla.

  25. Hay opciones de ropa neutra para mí. Es posible escoger ropa que no transmita al mundo ningún mensaje que yo no quiera.

  26. Mi guardarropa y mi estilismo son relativamente baratos y consumen poco tiempo.

  27. Si compro un coche nuevo, las posibilidades de que me ofrezcan un precio mejor que a una mujer que compre el mismo serán mayores.

  28. Si no soy atractivo de forma convencional, las desventajas serán pequeñas y fácilmente ignorables.

  29. Puedo ser ruidoso o gritón sin miedo a ser llamado histérica. Puedo ser agresivo sin miedo a ser llamado puta o zorra.

  30. Puedo pedir protección legal de la violencia que pesa sobre todo los hombres sin ser visto como un interés egoísta especial, ya que llaman a ésta clase de violencia “el crimen” y es una preocupación social general. Por lo general llaman a la violencia que pesa sobre las mujeres ” violencia doméstica ” y es visto como una cuestión de interés especial.

  31. Puedo estar tranquilo de que el vocabulario cotidiano siempre incluirá mi sexo. “Todos los hombres son creados … iguales” el cartero, el presidente, el estudiante de primer año, él. (en inglés “All men are created equal…,” mailman, chairman, freshman, he.)

  32. Mi capacidad de tomar decisiones importantes y mi capacidad en general nunca será puesta en juicio dependiendo del día del mes en el que me encuentro.

  33. Nunca esperarán que yo cambie mi apellido si contraigo matrimonio o me preguntaran porque no lo hago.

  34. La decisión de contratarme nunca estará basada en suposiciones sobre mi decisión de crear o no una familia.

  35. Cada religión principal en el mundo es dirigida principalmente por gente de mi propio sexo. Incluso Dios, en la mayoría de las religiones, por lo general es imaginado como un ser masculino.

  36. La mayoría de las principales religiones argumentan que yo debería ser el jefe de mi casa, mientras mi esposa e hijos deberían estar subordinados a mí.

  37. Si tengo esposa o novia, posiblemente nos repartiremos (si lo hacemos) las tareas domésticas de modo que ella haga la mayor parte del trabajo, y en particular las tareas más repetitivas y desagradecidas.

  38. Si tengo niños con mi esposa o novia, probablemente ella hará la mayor parte del cuidado infantil, y en particular el más sucio, repetitivo y desagradecido.

  39. Si tengo niños con mi esposa o novia, y se resulta que uno de nosotros tiene que sacrificar su carrera para cuidar a los niños, las posibilidades son que ambos asumiremos que la carrera sacrificada debería ser la suya.

  40. Revistas, carteleras, televisión, películas, pornografía, y prácticamente todos los medios de comunicación están llenos de las imágenes de mujeres escasamente vestidas cuya intención es apelarme sexualmente. Tales imágenes de hombres existen, pero son mucho más raras.

  41. No esperan que pase mi vida entera por debajo de mi peso ideal en relación a mi talla y edad.

  42. Si soy heterosexual, es increíblemente improbable que alguna vez me den una paliza mi esposo o amante. Ni probablemente perderé la vida a causa de ello

  43. Tengo el privilegio de ser inconsciente de mis privilegios masculinos.

Si conoces más privilegios que nos hagan sociálmente desiguales, por favor no dudes en expresarte. Porque recuerda:

“Hay un elefante rosa en el salón”

Me encanta viajar, no solo fisicamente sino a través de periódicos, noticias, televisión y más recientemente por la red. Claro está, ésto no me hace muy popular entre algunos de mis congéneres que opinan que estaría mejor en casa (ocupandome de ella) o preocupandome de tener un buen trabajo y/o una buena familia, en definitiva todo éso que una Pelusa decente debe de tener para “ser feliz”.

Pero yo lo soy, feliz digo, viajando y descubriendo nuevas cosas porque solo así puedo ver el mundo en su totalidad y descubrir que no todo es como nos lo han contado. Buena muestra de ello es éste titular que encontré hace poco:

“Mummy Reveals Egyptian Queen Was Fat, Balding and Bearde” -> La momia revela que la Reina egipcia era gorda, calva y barbuda (traducción libre)

Curiosa de mí comencé a leer y cual no fue mi sorpresa al leer el descubrimiento de la momia de Hatshepsut, reina de Egipto en el siglo 15 a.C con mas de 3500 años de antigüedad. Su descubrimiento es importante, ya que es la primera momia real descubierta desde 1922 (descubrimiento de la momia de Tutankhamen) y una de las dos Faraonas que han gobernado Egipto.

Cuando hablamos de reinas o faraonas, a tod@s nos viene a la cabeza aquellas imágenes de Cleopatra, bellísima, bañándose en leche de burra para perpetuar su belleza. Sin embargo la imágen que revela la momia de Hatshepsut es la de una mujer entrada en años y en carnes, posiblemente diabética y con un problema (¿?) de alopecia.

Se casó con su medio-hermano Thutmose II, al que ayudó a gobernar el país y que trás su muerte, fue nombrada regente hasta la mayoría de edad de su hijastro Thutmose III. Su reinado duró 22 años, en los cuales vistió ropa de hombre real (incluida barba postiza) por necesidad o por gusto. Su reinado quedó marcado por la construcción de infinidad de obras artísticas y monumentos distribuidos a lo largo y ancho del Nilo siendo una buena muestra su espectacular tumba en Djeser-Djeseru.

Imagen obtenida de ésta web

Tras su muerte, su imagen fue distorsionada y borrada, su momia trasladada a otra tumba y su memoria vilipendiada hasta el olvido. Pero aun así, fue imposible borrar del todo la estela de su paso por el mundo, pues como dice Meredith F. Small autora del artículo original,

“In ancient Egypt, just like today, you simply can’t keep a good woman down.” (en el antiguo Egipto, como hoy, simplemente no puede contenerse a una gran mujer).

Si quieres leer la noticia original, entra aquí.

Pelusas del mundo uníos!!

Soy una Pelusa sí. Esas que te encuentras en los rincones de la casa y a la que enchufas inmisericorde el aspirador siempre que encuentras un momento.

Soy ésa Pelusa que rueda por el pasillo, cual planta del desierto, siempre que se hace un silencio incómodo.

Soy ésa Pelusa que anida en los libros que olvidas en la estantería y que posiblemente solo tengas por el mero placer de figurar.

Soy ésa Pelusa, que se enreda en la ropa cuando la tiras abandonada en un rincón y que más tarde te desafía cuando intentas volver a ponértela.

Soy todas ésas Pelusas y más, porque en definitiva soy la Pelusa que conquistará el mundo y tú aun no lo sabes.

MUUUHAAHHHAHHHAAAAA!!!!!